Casos Clínicos


Anorexia Nerviosa Canina

Lucy era una Spaniel bretón, con cara de preocupación, pero el que estaba realmente preocupado era su dueño: Lucy no le "hablaba" desde que había vuelto de la guardería; al principio le pareció normal, nunca se habían separado, era la primera vez, pero las semanas pasaban y no tenía intención de amigarse, hasta se diría que estaba peor, seguía indiferente y prefería estar sola; cada vez comía menos y si continuaba perdiendo peso, el tema se pondría realmente feo.
La miré detenidamente y observé, además de la cara de preocupación, dos arrugas muy marcadas en la frente, dos profundos surcos horizontales que el repertorio atribuye a Natrum.
Natrum muriaticum es el medicamento más importante en los trastornos de origen emocional crónicos, que quedan sin resolver, sin archivar, mantenidos en el tiempo, sin olvido; por lo que el rencor y el resentimiento están siempre presentes, de lo contrario no habría ningún trastorno.
Ignatia seria el medicamento "reciente", donde no ha dado tiempo al resentimiento.
Le pregunto si es rencorosa y me contesta que "no": "No, no es rencorosa, pero no olvida", que es lo mismo que "sí", pero dicho por un buen hombre que no quiere hablar mal de su perrita.
Natrum muriaticum 200 CH archivó inmediatamente el asunto, dio carpetazo y volvió a ser la de antes.

Comentario sobre la Anorexia

Se da por hecho que, debido al componente mental y sobre todo a la estrecha relación con la moda, sólo los humanos padecen anorexia, sin embargo es frecuente ver animales que se niegan a comer y son capaces de dejarse morir a consecuencia de un trastorno emocional.
Existen tres maneras fundamentales de reaccionar, ante la adversidad, dependiendo de la tendencia:

Psórica: intenta adaptarse.
Sycósico: no se adapta, reacciona en exceso, se defiende a muerte, culpa a los demás y en este caso comería compulsivamente.
Luética: no se adapta, no reacciona, no se defiende, se culpa a si mismo, se castiga, no come y se deja morir. Es en este grupo donde nos encontramos con los casos más graves.

Las niñas anoréxicas no quieren ser mujeres gordas, es cierto, pero tampoco quieren ser mujeres delgadas, porque una vez conseguido siguen sin querer comer, y esto no tiene nada que ver con la moda.
El problema es más profundo y si aparece en la adolescencia habría que relacionarlo más con la angustia y el desasosiego que genera el crecimiento, los cambios hormonales, la pérdida de un mundo infantil y conocido donde todo parecía fácil, el tener que aprender a vivir en un mundo nuevo sobre el que no tenemos, ni tendremos jamás el mas mínimo control; todo esto en sí ya resulta bastante difícil para cualquier adolescente, pero se puede hacer muy cuesta arriba cuando se trata de un adolescente luético. No se sienten bien y no se defienden nunca porque se culpan a sí mismos de todo lo que ocurre a su alrededor, sobre todo de las desavenencias familiares; culpables, agotados y sin esperanza, no quieren vivir. Uno de cada cinco lo consigue y termina muriendo, convirtiendo la anorexia nerviosa en una de las enfermedades mentales más graves, con una mortandad del 20%.
Por favor lleven a estos niños al Homeópata.

Contactar con...
SEHV
Sociedad Española de
Homeopatía Veterinaria

Contactar con...
Clínica Veterinaria La Playa
Rufo G. Rendueles, 6
33203 Gijón (Asturias)

logo_responsive