arrow

homeopatia

Homeopatía

¿Qué es la Homeopatía?

Es curioso como reaccionamos los humanos, en vez de alegrarnos por el descubrimiento de una terapia natural, sencilla y eficaz, nos enfadamos y la criticamos.
Ya desde el principio la Homeopatía sufrió un ataque feroz. En Francia, los médicos de Paris, pidieron al ministro que le prohibieran a Hahnemann la entrada en el país. El ministro les contestó que si la Homeopatía no funcionaba desaparecería sola, pero si era eficaz no la frenaría nadie y ellos deberían de ser los primeros en alegrarse.
En la actualidad las Universidades otorgan el título de Especialista en Homeopatía, a Médicos, Veterinarios y Farmacéuticos. El 100% de los medicamentos homeopáticos se expenden en las farmacias, y más del 80% de los médicos franceses prescribe ya medicamentos homeopáticos.
En el mismo año que Hahnemann publicaba sus resultados experimentales en el periódico de Hufeland, Alemania, en ese mismos año, 1796, el médico rural Edward Jenner practicaba la primera vacunación antivariólica, basándose en el simple hecho, conocido en las vaquerías, de que las personas que ordeñaban vacas con pústulas en las ubres, no padecían esta enfermedad; de hecho, las lecheras tenían fama de hermosas por no estar dañadas por las secuelas de la viruela; y ante la insistencia de una de ellas, que alardeaba de no padecer la enfermedad, el médico ruralcomprendió y demostró que la inoculación del virus de la viruela vacuna, muy parecido al humano, proporcionaba inmunidad.
Hoy en día a la inoculación de cualquier virus de cualquier procedencia con fines profilácticos se sigue llamando vacuna. Aunque los médicos chinos ya conocían este proceso en el siglo X; ahumaban costra de viruela y colocaban el polvillo en la nariz para entrenar al sistema inmunológico.
Volviendo a Europa, la respuesta a Jenner fue tan virulenta como la propia viruela, ya que los detractores propagaron la falsa noticia de que los vacunados mugían como vacas, se les cubría el cuerpo de pelos y les habían salido cuernos; desprestigiaron a Jenner hasta hundirlo, retrasando la difusión de la vacuna más de un siglo.
Años más tarde un joven médico húngaro relacionó las muertes posparto del pabellón de Médicos en el Hospital Maria Teresa de Viena, que era del 40 % mientras que el pabellón atendido por comadronas del mismo hospital era de un 10%, con el hecho de que los médicos además de atender a las parturientas manipulaban cadáveres putrefactos en las sala de autopsia sin lavarse las manos. Les imploró que las lavaran y consiguió con ello rebajar las muertes de las pobres madres del pabellón de médicos al nivel del pabellón de las comadronas. Los médicos, molestos con el joven colega, lo expulsaron del hospital; se volvió a Hungría y murió en la pobreza y el anonimato.
Siempre surgen detractores ante los descubrimientos, es normal, incluso el rechazo se podría interpretar como un mecanismo de defensa, ya que no siempre el descubrimiento resulta ser agradable, puede que nos cause miedo, que no lo comprendamos, o simplemente la contrariedad de tener que cambiar nuestras convicciones, demasiado trabajo, entonces preferimos seguir con lo falso conocido, tan cómodo y tan familiar, que incluso parece verdadero.
También el rechazo se puede manifestar por orgullo, por humillación, al descubrir que estábamos equivocados, entonces llenos de vanidad y de rabia, ridiculizamos al pobre descubridor.
Pero la peor de las respuestas la tendremos si el descubrimiento es lógico y no se nos ha ocurrido a nosotros.
Nos enorgullecemos al pronunciar la palabra Ciencia, pero no nos engañemos, que no hace mucho la medicina oficial trataba las enfermedades con sanguijuelas; hoy nos burlamos, pero en un futuro no muy lejano es posible que se rían de nosotros al tratarlo todo con antibiótico y corticoide.
Y no deben olvidar que la ciencia es una invención nuestra, creada para explicar los hechos, pero son los hechos lo que importa y si la ciencia no tiene explicación habrá que seguir trabajando, pero jamás negar la evidencia, de lo contrario dejaría de ser ciencia, como ocurre cuando se comporta como dogma y no cambia sus principios ni cuando falla, ni como resultado de nuevos hallazgos.
Son muchos los médicos a los que les gustaría que la homeopatía fuera un fiasco y es una pena, se están perdiendo la verdadera satisfacción de ser médico.
La homeopatía es natural, eficaz y muy fácil de entender.
Comprendo que las grandes empresas farmacéuticas estén en contra. El ataque es simplemente por intereses económicos, están claros y no hablaremos de ello, solo decir, que perderían a más de la mitad de los clientes fijos, que a fin de cuentas es como ven a los pacientes crónicos.
No deberíamos dejar la investigación en sus manos, tienen otros intereses, todos lo sabemos.
Si se tratara al planeta entero con homeopatía solo harían falta 400 gr. de materia, se terminaría el negocio, con el inconveniente de que los medicamentos homeopáticos son naturales y no se pueden patentar.
Hablan de "placebo", e insisten a pesar de los excelentes resultados en animales. Y no se dan cuenta que el efecto placebo es mas fácil que se dé con el médico oficial, al que respalda "el sistema" y no con el médico homeópata, al que se acude ya decepcionado y sin esperanzas.
Madeleine Ennis, farmacóloga de la Queen University de Belfast, azote de la Homeopatía aseguraba que en las concentraciones homeopáticas no había más que agua y en un experimento se llevó un chasco cuando las diluciones ultra diluidas de histamina, donde ya no había ni una sola molécula entera de histamina, actuaban igual que si las hubiera.
Y es aquí donde reside el misterio de la homeopatía: desconocemos cómo funcionan las dosis infinitesimales y los detractores de la homeopatía se aferran a ello descalificándola con prepotencia, como si conocieran todas las leyes que rigen el universo, excepto el funcionamiento de las dosis infinitesimales.
Por favor seamos humildes, que queda mucho por estudiar, todavía no tenemos respuestas para cuestiones tan básicas como:
¿Qué es la materia oscura?, que lo ocupa todo, que está en todos los sitios; la llaman el problema de la masa desaparecida, porque no la detectamos, ¿por qué?, porque no cumple las leyes que conocemos.
¿Y la energía oscura, descubierta hace algunos años?
¿Cómo encajará la gravedad en el Modelo Standard?
Y hablando de gravedad, la cuarta fuerza, tan evidente y tan desconocida, la más extraña de las cuatro fuerzas fundamentales, una distorsión del propio espacio- tiempo, la única que se resiste a ser cuantificada.
La Teoría Supersimétrica postula que cada partícula que observamos tiene una "sombra". No se han visto nunca, pero ya se están buscando, la "sombra" del boson, la "sombra" de los gluones y la "sombra" de los quarks.
Y a propósito de los quarks, ¿son realmente fundamentales o están constituidos por partículas aun más fundamentales?
Otro hecho que desconocemos es la estructura del agua, solvente universal por excelencia, ya que se trata de una molécula sencilla, compuesta por dos escuetos átomos de hidrogeno y uno de oxigeno, pero con propiedades extraordinarias.
El agua se puede:

Por orden alfabético y por ahora, lo cierto es que desconocemos su estructura, y aunque se han propuesto numerosos modelos, ninguno explica sus sorprendentes propiedades.
Linus Pauling, químico americano, dos veces Premio Nobel, mediante la difracción con Rayos X, en 1959, formuló que 37 moléculas de agua pueden unirse dando un dodeicosaedro de caras hexagonales y pentagonales, que llamó clatrato (en latín "rodeado y protegido por vallas"), tremendamente inestable, se forma, se destruye en 10-11 segundos, con propiedades asombrosas como poder atrapar y almacenar átomos y moléculas pequeñas en los huecos o túneles que quedan en el interior de su compleja estructura.
La bioquímica americana Dra. Del Río, lleva 40 años investigando, como en los organismos pueden producirse intercambios de señales en millonésimas de segundo y basándose en el descubrimiento de los Clatratos de Linus Pauling, (H2O) 37, propone que el agua de nuestros tejidos es en su mayor parte cristal liquido en forma de clatratos, un estado intermedio de la materia, entre liquido y cristal óptico, capaz de guardar memoria y de responder a diferentes longitudes de onda vibratoria, esto le permite codificar y recodificar información en millonésimas de segundo.
Los clatratos podrían ser una buena explicación al funcionamiento de las dosis infinitesimales, ya que se esconderían en su interior.
No cabe duda que nos falta mucho por descubrir, pero no frenaremos ante las incógnitas, haremos como Mendeleiev con la Tabla Periódica, que dejó unos espacios para el galio, escandio y germanio, que estaban por descubrir, y así, dejando un hueco que otros rellenarán, seguiremos adelante y entre todos avanzaremos.
Abran la mente.
Si la Teoría de Cuerdas resulta acertada es posible que nos encontremos con la existencia de 10 dimensiones y no seria nada de extrañar que hasta hubiera otros universos.
No se queden atrás, esto promete.
Bienvenidos a la homeopatía.

Contactar con...
SEHV
Sociedad Española de
Homeopatía Veterinaria

Contactar con...
Clínica Veterinaria La Playa
Rufo G. Rendueles, 6
33203 Gijón (Asturias)

logo_responsive