Casos Clínicos


Lupus Eritematoso

Hace varios años, una enferma de lupus me preguntó si también los perros padecían esta terrible enfermedad, le conteste que sí y que remitía completamente con tratamiento homeopático.
Me pidió por favor que escribiera un artículo sobre mi trabajo para la Revista de Enfermos Lúpicos, parecía muy interesada, así que saqué de mi fichero todos los pacientes con esta patología, y reparé en que casi todos eran collies, ¿Por qué? ¿Qué hace al collie candidato al lupus? ¿Qué es el lupus en realidad?
Su denominación Lupus (nombre latino de lobo) describe la acción destructiva que produce esta enfermedad, comparable con la voracidad del lobo.
Las alteraciones dérmicas se caracterizan por necrosis del colágeno y proliferación de tejido elástico. Puede hacer o bien engrosamiento o adelgazamiento de la epidermis y una peculiar infiltración periadnexal y/o liquenoide de células mononucleares.
Se considera una alteración del sistema inmunológico que no reconoce como propio al organismo y lo ataca como si se tratara de un extraño, provocando graves lesiones dependiendo de la localización de la escaramuza.
Aunque yo no estoy de acuerdo, para mí sería más simple: el Sistema inmunológico no esta equivocado, cumple órdenes, que consisten en destruir todo lo extraño, y extraño es encontrarse con el contenido celular fuera de la célula ("Teoría del Peligro" de la inmunóloga Dra. Polly Mazinger), el sistema inmunológico atacaría a las células involucradas en el lupus, porque éstas morirían de forma violenta, derramando el contenido de su interior y no por apóptosis, es decir, muerte programada, donde la célula se consume por completo, sin contaminar nada.
¿Por qué morirían de forma violenta estas células? No lo sabemos todavía, pero teniendo en cuenta que dejan de hacerlo cuando equilibramos al enfermo a nivel MENTAL, con su medicamento fondo, es muy posible que el origen de su alteración sea de tipo psicosomático.
Nada mejor para entenderlo que estudiar este mismo fenómeno en un animal. (El premio Nóbel D. Santiago Ramón y Cajal hizo su descubrimiento sobre el sistema nervioso en un pollo, todavía embrionario. Tal empresa, en un humano adulto hubiera sido casi imposible).
El hecho tan curioso de que casi todos los lúpicos fueran collies hizo que estudiara la raza para determinar qué tenía de especial que les convertía en aspirantes.
Raza Collie:
Patrón de comportamiento:
EL PERRO COLLIE ES PERFECTO.
Educado, se adiestra bien. (ACEPTA LA REPRESIÓN QUE PRODUCE EL ADIESTRAMIENTO) Obediente.
No molesta (METÓDICO).
Se queda quieto, serviría de modelo para un pintor (AUTOCONTROL).
No protesta (RESERVADO).
Responde perfectamente (NO MANIFIESTA LAS EMOCIONES).
Limpio (ESCRUPULOSO).
Se aguanta todo (SE CONTROLA).
Da tranquilidad por lo eficiente que es (METICULOSO).
Su mirada es seria, fija, fuerte, obsesiva, sin parpadear (OBSESIÓN).
Cuando le entregué el articulo a la presidenta de enfermos lúpicos, le pregunte si alguna vez les habían hecho un estudio psicológico y me respondió que sí, pero que no había servido de mucho, todo era muy normal, no encontraron nada raro, eran personas correctas, ella había tratado personalmente con muchos y no estaba bien que lo dijera, pero eran personas perfectas, serias, formales y muy responsables.
Esta aparente PERFECCIÓN es una REPRESIÓN, un gran control de sí mismo.
Si este perro, que aparentemente es perfecto, se mantiene en tensión durante mucho tiempo, se terminará enfermando y lo hará con una marcada tendencia HIPERTRÓFICA provocando síntomas físicos como condilomas, verrugas, pólipos, hipertrofia de próstata, hipertrofia de órganos linfoides, infecciones con mucosidad copiosa. También son "hipertróficos" los síntomas mentales como, por ejemplo, los pensamientos obsesivos: sobre lo que realiza o quiere realizar, lo hace con tanta insistencia que puede llegar a la neurosis obsesiva.
Esta marcada tendencia "hiper" es lo que llamamos SYCOSIS, recuerden, del griego SYKON higo, crecimiento, nada que ver PSYCO, mente.


CASO CLÍNICO

lupus1

Pepe, 6 años, Collie, viene de Bilbao diagnosticado con Lupus eritematoso.
Pepe era un perro de costumbres muy concretas, con un horario fijo, entraba dentro del patrón arriba descrito. Los dueños lo consideraban un perro perfecto, que siempre había hecho lo que se le pedía y que nunca hacía nada malo. De cachorro estaba sano y feliz, tenía horarios y era meticuloso, siempre hacia lo mismo a la misma hora, siempre dormía la siesta en el mismo sitio y con la misma postura.
No aceptaba cambios ni a gente extraña.
Se empezó a enfermar cuando el dueño, un joven soltero, cambió de casa y con ello de costumbres. El perro sufrió muchos cambios desapareciendo sus hábitos fijos que tanta estabilidad le daban.
En múltiples ocasiones cambió de hogar, de gente, incluso de dueño, ya que lo dejaba grandes temporadas con sus padres o con sus suegros.
Para encontrar el medicamento se hizo el estudio BIOPATOGRÁFICO, y tras la repertorización de los síntomas resultó ser Thuya, encajaba como un guante cubriendo síntomas físicos y mentales. Se utilizó Thuya 12 LM, método plus, una gota en 5 ml de agua, cada 48 horas, durante 20 días. Esto fue el 29 de agosto de 1994, curó completamente, estaba más animado y más juguetón.
Apareció de nuevo la enfermedad 4 años más tarde (el tiempo real en un paciente humano sería de 16 años aproximadamente) pero más suave y volvió a desaparecer con el mismo tratamiento.

lupus2

¿Por qué a veces falla la homeopatía? Porque no se encuentra el medicamento idóneo y se utilizan varios simultáneamente. A veces son muy parecidos y se potencian en unos síntomas, pero difieren en otros y dan órdenes contrarias al organismo (que bastante confundido está).
También puede ser que el medicamento sea el adecuado pero no la potencia.

Existen cuatro medicamentos fundamentales para el Lupus:
Arsenicum álbum, Lycopodium, Nitricum Acidum y Thuya. No obstante, en algunos casos, el paciente no encaja en ninguno de estos cuatro medicamentos, lo que nos obliga a seguir buscando hasta encontrar el medicamento de fondo adecuado.
Ejemplo:
Pispa, una mestiza de Collie de 4 años, que venía diagnosticada de Barcelona: Lupus eritematoso.
Su problema había empezado años antes:
Rechazo de su sexualidad.
Aversión al sexo opuesto.
Masculina.
Levanta la pata para orinar (acto exclusivamente masculino, para marcar el territorio).
Irritable.
Dominante.
Agresiva.
Actitud violenta, muerde, sentimiento de culpa, se arrepiente.
Quiere estar sola para que no la molesten, pero con alguien cerca para no sentirse sola.
Agrava cada vez que tiene el celo.


El medicamento está claro, Sepia.

Tratamiento: SEPIA 6 LM, para mejorar la agudización que padecía y cuando se normalizó un poco empecé a subir las potencias de tres en tres hasta la 30 LM. Al terminar el tratamiento la dueña me llamó por teléfono desde Barcelona para decirme que estaba "casi" curada, así que le mandé invertir el tratamiento, es decir, empezar a bajar las potencias de tres en tres, desde la 30 LM hasta la 9 LM. Quedó completamente curada y recibí una carta de su veterinaria de Barcelona, donde se interesaba por el estudio de la HOMEOPATÍA.

Contactar con...
SEHV
Sociedad Española de
Homeopatía Veterinaria

Contactar con...
Clínica Veterinaria La Playa
Rufo G. Rendueles, 6
33203 Gijón (Asturias)

logo_responsive